Beneficios del Sistema de Centros de Energía

Cada segmento corporal relacionado con un “centro de energía” posee su propia inteligencia y tiene un modo característico de manifestarse que se relaciona con unas capacidades humanas bien definidas (Ver descripción de los siete centros de energía), y cuyo desarrollo nos lleva a la experiencia de plenitud y autoconocmiento.

En la medida que nos liberamos de tensiones musculares crónicas, se limpian nuestros centros de energía de emociones y creencias antiguas. Las cualidades positivas de los distintos “centros” que también se han ido activando comienzan a formar parte de nuestra vida cotidiana. Recuperamos la energía que estaba invertida en sostener los bloqueos, la fuerza personal, la alegría sin motivo, estamos más conectados y más en el aquí y ahora. Me transformo y se transforma no solo la propia vida, también toda mi red de vínculos y mi relación con el mundo.


Los beneficios en relación a cada centro de energía

 

Centro Bajo o Chakra Raíz:  Es el motor que vitaliza a todo el cuerpo. Recuperamos el contacto con la tierra. Se desarrolla una inteligencia orgánica que nos capacita para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo físico: comer bien, descansar lo suficiente… Obtenemos la seguridad necesaria para sostenernos en nuestros propios pies y ser independientes a nivel material. Aumenta el sentimiento de seguridad y confianza en uno mismo.


Centro Lumbo-Sacro o Chakra Sexual: Es el distribuidor de la energía. Siento gusto y placer en todas las actividades de la vida. Cuando estamos más relajados fluimos mejor con los otros. Hay más alegría. La sensualidad y la sexualidad están despiertas. Me siento más libre. Honro y disfruto mi sexualidad. La salud es nuestro estado natural cuando la energía se distribuye por todo el cuerpo sin atascos.


Centro Medio o Plexo Solar:
Estamos en contacto con lo que sentimos y necesitamos. Cuando se limpian las cuestiones pendientes del pasado puedo apreciar la mitad del vaso que está llena. Siento ternura, empatía y aprecio la belleza de la vida. Siento la fuerza para realizar los cambios que necesito y ser Feliz. Elijo mi vida y soy responsable de mis decisiones.


Centro Cardíaco o Chakra del corazón:
Estamos más en contacto con nosotros mismos y con los demás desde el corazón. Muestro más lo que siento a todos los que me rodean aunque no los conozca. Aumenta mi autoestima y mi confianza en la vida y en el amor. El Chakra del corazón, en nuestra cultura no suele ser nuestro punto de partida. Pero la evolución del ser nos mueve a abrirnos y a poder sentir todo el amor que llevamos dentro. Necesitamos más que nunca ablandar la rigidez de la coraza cardiaca, perdonar y amar sin condiciones.


Centro Laríngeo o Chakra de la garganta: cuando ejerce su función plena e inteligente es un facilitador de la expresión de uno mismo. Es el comunicador, el puente de unión mente- cuerpo. Liberamos las tensiones musculares de la represión y el control exagerado, soltamos al crítico que llevamos dentro: La mente empieza a saber lo que el cuerpo siente y el cuerpo asume su conexión con el espíritu. Desaparecen las migrañas y los dolores cervicales cuando soltamos la auto exigencia, el aguante y el control. Respondemos con libertad y espontaneidad a las situaciones que se nos presentan sin juicios previos.